Comentario crítico de un texto científico.

gripe_aviar.gif



Gripe aviar



La gripe aviar sigue extendiéndose y con ella el riesgo de que el virus mute y se contagie también entre humanos. Aunque los científicos estiman que el riesgo de que se produzca una pandemia es aún bajo, las proporciones que ésta podría adquirir justifican todas las precauciones. Así lo han advertido el Consejo de Europa, la OMS y la FAO. El estudio del virus que provocó la mortífera gripe de 1918 por la que murieron entre 20 y 50 millones de personas, no aporta precisamente tranquilidad. La situación actual se parece más a la de ese año fatídico que a las dos grandes epidemias de 1957 y 1968. En estas últimas, el virus aviar saltó primero a otra especie, probablemente al cerdo. En esta especie se produjo una infección simultánea de los virus de la gripe aviar y de la humana. Del intercambio genético entre ambos surgió un nuevo virus muy infectivo en humanos. Pero en la gripe de 1918 el virus pasó directamente de aves a humanos y la mutación dio lugar a una cepa muy virulenta.

Cuanto más se extienda la actual gripe aviar, mayor es la posibilidad de mutación, bien a través de otra especie, bien directamente en humanos. De momento, se tiene constancia de que ha infectado algunos animales de otras especies. No se ha registrado ningún caso de contagio entre personas, lo que indica que no se ha producido la temida mutación.

Si se produjera, la OMS estima que podrían fallecer millones de personas. Ante este riesgo, los países pobres están absolutamente desprotegidos. Más incluso que en 1918, porque, aunque ahora tenemos unos sistemas sanitarios mejor preparados, esto sólo rige para los más desarrollados. La gran movilidad actual, en cambio, favorece la expansión de cualquier epidemia, de modo que todos somos más vulnerables. El llamamiento a la creación de un fondo mundial para atajar la posible pandemia es una medida imprescindible. Hay que tratar de contener la infección en las aves, pero si salta a los humanos hay que intervenir rápidamente allí donde surjan los primeros casos. En tiempos de globalización y problemas globales, la respuesta sólo puede ser global y generosa. Aunque sea egoístamente generosa.


COMENTARIO CRÍTICO:

El autor de este texto pretende prevenirnos para que no se produzca el virus entre los humanos. Se basa en las estimaciones del Consejo de Europa, la OMS y la FAO. Debemos tener cuidado, ya que los riegos de la mutación son bajos pero sus proporciones no lo son, y esto hace que el autor nos informe acerca del peligro antes de que sea demasiado tarde.

Se basa en experiencias del pasado para prevenirnos en un futuro próximo, exponiendo ejemplos de virus mortíferos de años anteriores.

Si se produjera la mutación, como bien dice el autor, podrían fallecer millones de personas, por este motivo los países ricos están tomando serias medidas de prevención.

En los países desarrollados existen enormes avances médicos que pueden ayudar a evitar este desastre. Actualmente el estudio de la medicina, virus, y prevenciones es enorme, ya que contamos con numerosos avances.

En cambio, los países pobres están totalmente desprotegidos, ya que no tienen nada para evitarlo, ni pueden viajar a otros países donde puedan tener las mismas posibilidades que otras personas.

El hecho de que exista una gran movilidad, provoca que se produzca más facilmente la expansión de cualquier virus. Actualmente las personas viajan mucho, en tren, metro, coche, avión etc, y eso hace que estén en continuo contacto, de modo que todos somos más vulnerables, lo cual hace posible que la expansión de cualquier virus sea más facil de producirse.

Por último, el autor explica que es imprescindible la creación de un fondo mundial para atajar la pandemia. Los países pobres necesitan la ayuda inmediata de los países desarrollados, ya que todos tenemos el mismo derecho de prevenir algo tan grave como un virus y más aún si somos conscientes de que anteriormente este provocó la muerte de muchas personas.

Gripe Aviar.